Capital Veracruz
UnidadInvestigación
| | |

Suicidas

Crédito:
15 de Septiembre 2017
|

Por: Antonio Navalon

Nuestros diputados nos representan, son hijos del pueblo y supongo que más de uno aún conserva el recuerdo del hambre que tenía antes de convertirse en legislador.

Ahora es una vergüenza que percibiendo más de 73 mil pesos al mes, una gran parte de nuestros diputados haya decidido sólo donar un día de su sueldo para ayudar a los pueblos que están gravemente afectados por la desgracia triple que representa esta mala administración y gobernanza, el reciente sismo de magnitud 8.2 en la escala de Richter y el paso del huracán Katia.

En este momento me da la impresión, no sólo de que ya no tienen vergüenza, ni memoria –y es que ni siquiera la conocen–, sino de que al parecer tampoco tienen instinto de supervivencia.

Qué pensará alguien que duerme en la calle bajo la lluvia y no tiene que comer porque no le llegó la despensa, ya que el mal clima impidió que el helicóptero aterrizara para dársela; al saber que tan sólo con lo que los diputados han gastado en café y galletas desde 2012 –14.9 millones de pesos–, se podrían construir 59 casas.

Y no es hacer demagogia, porque lo demagógico es insultar el sufrimiento colectivo, el sentido común y la verdadera proporción entre la ventaja que le sacamos al pueblo y lo que realmente estamos dispuestos a hacer por ellos.

Este sismo ha sido una bendición política, ha sacado a muchos del embrollo en el que estaban metidos, a unos del socavón y a otros del hecho de que les vale madre las instituciones con tal de ganar una coyuntura.

El gobierno ha puesto a trabajar a todos, ya muchos se trasladaron a Chiapas y a Oaxaca y en ese sentido me alegro por los afectados en cada uno de esos estados, aunque naturalmente lo que quiero saber es cuál es la traducción exacta de tanto funcionario que ahora está en la zona de desastre.

Y no me refiero al Ejército, ni a la Policía, tampoco a los elementos que realmente están siendo útiles, sino a todos aquellos que sólo han estado haciendo campaña en medio de la desgracia.

Porque, además de abrazos y promesas morales, que en el fondo sabemos que nunca las cumplirán, ¿qué más se les está ofreciendo?

Somos un pueblo solidario y bueno, que naturalmente también tiene sus límites y esta situación es uno de ellos.

Y es que, una gran parte de la Cámara de Diputados, los que aprobaron quedarse un día sin comer para destinar ese dinero a sus representados que ahora atraviesan por una desgracia, insultan el sentido común, insultan con sus aguinaldos de más de 200 mil pesos y su donativo de 2 mil, insultan la decencia e insultan al país.

@antonio_navalon

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión