Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
    • Suscríbete >

    • Capital Veracruz Capital Veracruz Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
  • Carlos-Ramírez1-600x335
  • Capital Digital
  • Otra vez el López Obrador rebelde; si no gana-gana, es el pierde-pierde

  • Capital Veracruz Capital Veracruz Capital Veracruz
  • Por: Carlos Ramírez

    Como una calca de sí mismo, López Obrador parece no experimentar en cabeza propia.

    Con menos capital político, en una elección local y en un sistema electoral más funcional, ahora amenaza nuevamente con el conflicto poselectoral.

    Sólo que ahora aparece aislado, sin intelectuales que lo acompañen, varios aliados temerosos que repita el desgastante plantón de 2006 y con el espanto de que después de la conclusión de los plazos legales en agosto vaya a decretar a la derrotada Delfina Gómez como gobernadora legítima del Estado de México.

    Por lo pronto, la candidata Gómez ya adelantó que no se movilizara en las calles, mientras López Obrador quiso sorprender con su exigencia de revisión de “voto por voto y casilla por casilla” cuando este procedimiento, por las experiencias de 2006, se daría en automático cuando la diferencia entre el primero y segundo lugar sea menor a los votos nulos.

    Y como la diferencia de Del Mazo con Delfina Gómez es de 168 mil 385 votos y los sufragios nulos llegaron a 176 mil 168, la revisión de voto por voto se dará sin la amenaza de López Obrador.

    Lo que debiera aclarar López Obrador es su responsabilidad directa en la derrota de la candidata Delfina Gómez, cuya tendencia electoral fue subiendo de manera consistente hasta llegar al empate técnico con el candidato priista Del Mazo, pero la semana previa a las elecciones ocurrieron incidentes acreditables a López Obrador que la afectaron: su alianza con la maestra Elba Esther Gordillo, las revelaciones de la candidata morenista Eva Cadena del dinero oscuro recaudado en secreto para López Obrador y la llamada entre el hijo de López Obrador con la secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, tratando de esconder pagos a empresas.

    El golpe más fuerte contra Delfina Gómez fue la revelación de la embajadora de Venezuela en México de relaciones políticas de Nicolás Maduro con López Obrador, pero justo cuando Venezuela se encuentra en plena guerra civil, por respuestas violentas del gobierno de Maduro que han provocado decenas de muertos y por un intento en proceso de golpe de Estado para construir un gobierno revolucionario sin oposición ni instituciones vía una nueva Constitución.

    La única contribución de Delfina Gómez en contra de su propia campaña fue la revelación de la candidata panista Josefina Vázquez Mota del descuento obligatorio de 10 por ciento del salario de funcionarios de la alcaldía de Texcoco para entregárselos a Higinio Martínez, su padrino político, gran cacique político de Texcoco y financiador secreto de las actividades de López Obrador.

    El rechazo de López Obrador a los resultados ofrecidos por las instituciones electorales abrió el regreso del tabasqueño a las movilizaciones callejeras de 2006 que condujeron al plantón de tiendas de campaña a lo largo de Paseo de la Reforma pero no para limpiar la elección sino para obligar a la autoridad electoral a declarar la victoria de López Obrador al margen de los procedimientos legales.

    Lo que falta por saber es si López Obrador reproduce todo el 2006 declarando a Delfina Gómez como gobernadora legítima y ordenando a sus hordas a impedir la ceremonia constitucional de protesta de Alfredo del Mazo como gobernador constitucional.

    Antes de las presidenciales de 2018, López Obrador ya demostró que no entiende procesos democráticos, que participa para ganar-ganar, que ante la derrota le apuesta a perder-perder con sus protestas violentas y que adelantó lo que pasará el año que entra si no le entregan la Presidencia.

    Política para dummies: La política es el arte de la memoria.

    • Comparte
    • Capital Veracruz
    • Capital Veracruz
    • Capital Veracruz
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Veracruz Capital Veracruz
  • Capital Media Digital