Capital Veracruz
UnidadInvestigación
| | |

La víctima

Crédito:
24 de Julio 2017
|

Por: Vladimir Galeana

Algo está pasando con la estrategia puesta en marcha por Andrés Manuel López Obrador para seguir posicionándose como el rival a vencer en la elección de 2018, y generar desde ahora un ambiente en el que se le considere el candidato ganador, como ha ocurrido en elecciones pasadas. La finalidad es mantenerlo como el hombre al que las mafias del poder le han negado los inexistentes triunfos que siempre reclama para mantenerse vigente como “el nuevo mártir de la democracia”.

Claro está que quienes están llevando a cabo dicha estrategia son aquellos que se han sumado a su campaña con la complacencia de los miembros del Consejo General del Instituto Federal Electoral, como es el caso del señor Arturo Romo, principal accionista del periódico Reforma, medio que publicó la semana anterior una encuesta que posiciona a López Obrador como el viable ganador de la contienda por la Presidencia de la República.

El senador Miguel Barbosa Huerta, quien hace algunos meses criticaba acremente al tabasqueño por la campaña anticipada que realizaba, y que después buscara su manto protector por las diferencias que tuvo con los dueños del partido que lo llevó hasta el Senado de la República, ahora levanta la voz para colocar al prócer tabasqueño como el presunto mártir al decir que el Gobierno Federal utilizará a Javier Duarte de Ocho para dañar al señor López Obrador.

Y no es que el señor Barbosa sea un mal agradecido, porque en los momentos políticos que vive el país la lealtad y la honestidad son dos valores inexistentes, pero hay que decir las cosas con claridad, porque en estos momentos es quien menos calidad moral tiene para defenderlo. Para decirlo con mayor precisión, el senador Miguel Barbosa Huerta decidió tirar a la basura lo poco que ganó y ahora no es más que un empleado o sirviente del tabasqueño, y hablará lo que le indiquen. Ese es el precio de ser un tránsfuga.

El senador Barbosa aseguró que el Gobierno Federal utilizará a Javier Duarte de Ochoa para que declare en contra del señor López Obrador. Eso quiere decir que no tardaremos en escuchar que la mafia del poder hace de todo con tal de “dañarlo políticamente”, otro lugar común de los recursos discursivos que utiliza para descalificar a sus adversarios. La mala noticia es que lo único que está logrando es que todos se coloquen del otro lado para combatirlo.

Andrés Manuel López Obrador ha cometido muchos errores en el tiempo que lleva intentando ser presidente de la República, y quizás el más costoso es esa voracidad que desde hace muchos años ha mostrado al utilizar el dinero que sus operadores le hacen llegar para alcanzar sus fines, sin importar su procedencia. Claro que saldrá a la luz pública el dinero que recibió de Javier Duarte de Ochoa, porque la conveniencia política y jurídica así lo indica. Pero es el propio López Obrador quien hace todo lo posible por unificar a sus adversarios. Al tiempo.

Vladimir.galeana@gmail.com

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión