Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
    • Suscríbete >

    • Capital Veracruz Capital Veracruz Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Veracruz
  • Capital Veracruz
  • Capital Digital
  • La Belisario a Rivas, una distracción de la realidad

  • Por: Carlos Ramírez/ Indicador Político

  • Capital Veracruz Capital Veracruz Capital Veracruz
  • La entrega de la Medalla Belisario Domínguez a un ciudadano que se atravesó en un conflicto político y social y perdió la vida fue la solución más fácil para eludir la posibilidad de que esa presea alcanzara un significado político.

    De haber querido premiar a un civil no político ni del establishment para mandar un mensaje similar al del senador Belisario Domínguez en septiembre de 1913 contra el usurpador Victoriano Huerta, entonces la medalla hubiera adquirido una verdadera relevancia en cuando menos dos figuras básicas de la lucha social: el activista Javier Sicilia y las mujeres del grupo Las Patronas de Tabasco.

    Sicilia fue el encargado de hacer visible el drama social de las víctimas de la violencia del endurecimiento del Estado contra las bandas del crimen organizado en el sexenio de Felipe Calderón.

    A partir del asesinato de su hijo a manos de maleantes en Cuernavaca, Sicilia organizó el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad para exigir no sólo el esclarecimiento del crimen, sino para poner en el debate nacional el fracaso social de la estrategia comenzada por el gobierno de Felipe Calderón. La Belisario a Sicilia hubiera sido un reconocimiento a la lucha ciudadana por la paz rota por los disparos de delincuentes y de fuerzas de seguridad, en una estrategia que provocó cien mil personas muertas, entre delincuentes y civiles. Asimismo, hubiera sido una crítica al pasivo que dejó Felipe Calderón al combatir a maleantes sin una estrategia de reconfiguración del Estado y de los tejidos sociales y políticos.

    La lucha de Sicilia se recuerda en dos libros en circulación: El deshabitado (coedición Grijalbo Y Proceso) y El Movimiento por la paz con justicia y dignidad (Editorial Era). En el primero Sicilia narra el desgarramiento personal y por tanto social de su alma no sólo por el asesinato de su hijo, sino por la dificultad al enfrentar al Estado autoritario y policiaco en su estrategia contra el crimen organizado. Y en el segundo varios colaboradores aportan las piezas del rompecabezas de la imposibilidad de que la sociedad civil organizada pueda obligar al Estado a frenar estrategias que provocaron víctimas, desapariciones, desplazamientos y familias diezmadas.

    El grupo las Patronas de Tabasco está formado por mujeres del pueblo que preparan bolsas con alimentos y agua para entregarlas diario a los migrantes que vienen en el tren La Bestia desde el profundo sur de la República para cruzar ilegalmente a EU en busca del empleo y el bienestar que sus países centroamericanos les niegan. Su tarea es social, humanitaria, sin reflectores. Apenas en octubre la revista Siempre les entregó el premio José Pagés Llergo.

    Ahí, en estos dos casos, la lucha social contra las perversidades del Estado y de los grupos criminales y de la crisis social encuentra un espacio de involucramiento con repercusiones sociales; en cambio, el acto heroico de Gonzalo Rivas no debe demeritarse, pero más bien se acomodó a los intereses de la alianza PAN-PRI de distraer la atención del verdadero origen del incidente en la gasolinería guerrerense: una reforma educativa aprobada por la alianza PANPRI y avalada por el PRD, con efectos críticos contra los grupos radicales de maestros aliados a los normalistas de Ayotzinapa.

    La Medalla Belisario Domínguez perdió ya su significado.

    Política para dummies: La política es el arte de convencer a los demás de que lo malo es lo mejor, que hay y que deben conformarse con los resultados negativos bajo la idea de que “pudo haber sido peor”.

    • Comparte
    • Capital Veracruz
    • Capital Veracruz
    • Capital Veracruz
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Veracruz Capital Veracruz
  • Capital Media Digital