Capital Veracruz
UnidadInvestigación
| | |

Hallan cuerpos de dos sacerdotes reportados como plagiados


El domingo fueron secuestrados; hoy aparecieron ejecutados en "La curva del diablo"
Crédito: No available, No available
|
19 de Septiembre 2016
|

Los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Juárez de la Cruz, quienes fueron levantados por sujetos armados, presuntamente la noche de ayer domingo, este lunes fueron encontrados sin vida en el tramo carretero Poza Rica-Papantla.

Personal del Ministerio Público tomó conocimiento del hallazgo en el lugar conocido como La Curva del Diablo.

Los cuerpos se encontraban maniatados y con varios impactos en el rostro.  Las balas eran de armas de alto poder. Fueron encontrados por elementos de la Fuerza Civil e identificados mediante su vestimenta.

Cabe mencionar que los dos curas y su auxiliar fueron sacados por un grupo de sujetos armados de la Iglesia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en la calle Las Choapas, de la colonia Petromex, de Poza Rica.

De acuerdo con la información, los delincuentes huyeron en un automóvil marca Mitsubishi, tipo Lancer, así como en una camioneta.

Sin embargo, fue hasta este lunes, aproximadamente a las 10 de la mañana que elementos de la Fuerza Civil y del Ejército Mexicano implementaron un intenso operativo, luego de que el auxiliar de los sacerdotes, quien aseguró haber escapado de sus captores, les comentó que se encontraban en la carretera Poza Rica-Papantla, a la altura de La Curva del Diablo.

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

Todo el estado es una muestra de la enorme riqueza natural de Mexico
Desde el pasado viernes iniciaron las sanciones
Parejas mayores de 30 años y menores de 50 recurren con mayor frecuencia a encuentros swingers, según el Instituto Mexic...
Julieta Grajales lo hizo con el fin de defender la desnudez del cuerpo
Joaquín Ferreira también participó en la polémica obra de teatro "23 Centímetros"
Redacción Existen en México alrededor de 37 mil niños con el espectro autista; sin embargo, en Veracruz no hay una esta...

Lo adictivo de lo virtual